Cómo Madrid es la ciudad perfecta para inversores.
CategoriesBlog

Madrid es la ciudad perfecta para inversores. Madrid, como capital de España y centro financiero de primer nivel, siempre ha sido una plaza segura para la inversión inmobiliaria. Incluso en tiempos de crisis como los que desencadenado la COVID-19 mantiene sus atractivos para los inversores.

Por qué invertir en vivienda, por qué en Madrid

Cuando la economía vive momentos de inestabilidad, es lógico que los inversores busquen valores seguros en los que depositar sus fondos. Con las bolsas internacionales rozando mínimos históricos, el mercado inmobiliario se muestra como un valor seguro. Esa es una de las razones por las que comprar una casa en Madrid es una buena decisión.

Pero no es la única. Incluso en el peor escenario económico, Madrid sigue siendo foco de atracción para empresas y también para personas que buscan nuevas oportunidades laborales. Y ese atractivo mantiene vivo el mercado inmobiliario, haciendo que las fluctuaciones de precios y la caída en el valor de los inmuebles sea menor que en otras zonas de España.

Madrid es la ciudad perfecta para inversores. A ello hay que añadir todas esas características propias que tiene Madrid, además de su posición como capital de España: buenas comunicaciones con todo el territorio nacional y con el resto del mundo, planes de actuación urbanística en fase de proyecto, una economía asentada, un amplio abanico de universidades públicas y privadas e infinidad de atractivos turísticos y culturales.

Todo ello, por supuesto, sin olvidar que en Madrid están la sede o filiales de grandes multinacionales y empresas que juegan un papel destacado en el panorama económico nacional e internacional y que también atraen a inversores de todo tipo.

Todas estas peculiaridades y características propias hacen que Madrid sea una de las ciudades y comunidades más atractivas de Europa en los que a inversión inmobiliaria se refiere. Comprar una casa en Madrid, o un inmueble de otro uso si se elige con acierto la ubicación, significa una inversión en la que se asume muy poco riesgo, pero que a la larga puede proporcionar una rentabilidad apreciable.

También pequeños inversores.Madrid es la ciudad perfecta para inversores

Pero invertir en el mercado inmobiliario madrileño para obtener un beneficio económico no es solo algo reservado a grandes capitales. También los pequeños inversores pueden obtener réditos interesantes por comprar una casa en Madrid. Madrid es la ciudad perfecta para inversores.

En el caso de tener capacidad de financiación, momentos en los que las previsiones apuntan a un despegue del mercado inmobiliario, o incluso cuando este sufre un frenazo, son perfectos para invertir en vivienda.

Si no hay prisa por obtener beneficios, comprar una casa en nuevas zonas de desarrollo en Madrid es una posibilidad. Tal vez haya que esperar un tiempo a que su precio suba para vender, pero mientras tanto, la opción del alquiler es perfectamente viable.

En el caso de preferir algo más inmediato, hay que contar con el escenario del momento y los cambios en los hábitos. En el actual panorama impuesto por la pandemia, por ejemplo, viviendas con terraza o jardín han disparado la demanda. Comprar una casa de este tipo para reformarla y sacarla de nuevo al mercado inmobiliario es una buena fórmula para obtener beneficios a corto plazo.

Es un buen momento para invertir

A pesar de lo que las circunstancias puedan indicar en momentos de crisis o de recesión, invertir en vivienda nunca será una decisión equivocada. Los inversores más experimentados saben que el mercado inmobiliario es un valor refugio que no suele fallar. Es la alternativa a valores más rentables, pero también mucho más volátiles y arriesgados.

Teniendo en cuenta todo lo explicado, por tanto, se puede decir que comprar una casa en Madrid es una de las mejores aventuras que se pueden emprender. Lo es tanto si se tiene capacidad de financiación como si se dispone de depósitos a la espera de ser invertidos.

hola@tecomprolacasa.com

647 90 94 98

© 2024 Te Compro La Casa

¡Llámanos!